Desde un inicio, ambos gobiernos acordaron intercambiar información de sus respectivas investigaciones, en estricto apego a los marcos normativos de cada país, coincidiendo en la importancia de llevar a cabo una investigación profunda de los hechos y de sus causas.

Con los nuevos cargos anunciados por las autoridades federales, se reitera la condena en contra de los discursos de odio, la xenofobia y el supremacismo blanco, así como de cualquier acto de violencia.

Lo anterior en consonancia, se dijo, con los esfuerzos del Gobierno de México para construir sociedades más inclusivas y pacíficas, que reconozcan la pluralidad y la valía de la diversidad.

Asimismo s informó que el Consulado General de México en El Paso continuará dando seguimiento a este proceso judicial y a la atención a las víctimas mexicanas del ataque y a sus familiares.