Aunque el líder demócrata en el Senado, Charles Schumer, confirmó que su bancada presionará por ayuda de $2,000 dólares, hay dudas sobre la precisión de sus palabras, debido al avance de $600 dólares que IRS sigue distribuyendo.

Los expertos en finanzas y política económica también señalan que los demócratas, apoyados por varios republicanos, aprobaron la Ley CASH, que es un incremento de los $600 dólares a los $2,000, es decir, la suma de $1,400 dólares.
“Esperamos una creciente anticipación de que los demócratas buscarán un estímulo adicional con un cheque de $2,000 dólares (o al menos los $1,400 restantes)”, dijo Ed Mills, analista del banco de inversión Raymond James, en un informe luego de las elecciones de Georgia, reportó CBS News.

El presidente electo Joe Biden está completamente a bordo del plan de ayuda, incluso previo a las elecciones en Georgia tuiteó al respecto, destacando que no se trataba de un asunto político, sino de ayuda a las familias.

La nueva ayuda económica incluiría otros beneficios para empresas y comercios, así como para enfrentar la pandemia de coronavirus y, posiblemente, apoyo a gobiernos estatales, algo que fue rechazado por los republicanos y la Casa Blanca.

El monto podría oscilar entre $1 billón y $1.5 billones de dólares, según el analista de Heights Securities, Hunter Hammond.

Sobre los tiempos, el senador Schumer dijo que se aprobarían los fondos como “la primera acción” del nuevo Senado y, considerando el respaldo del presidente electo Biden, se firmaría en ley después del 20 de enero.

Sin embargo, los analistas señalan que el actual paquete de estímulo de $900,000 millones de dólares sigue en distribución y los apoyos se extendieron hasta marzo, lo que podría servir de calendario para un nuevo proyecto de ayuda directo a familias.

El proyecto también deberá incluir los beneficios por desempleo para millones de estadounidenses.