Por: El Diario de New York

El FBI alerta que los días previos a la inauguración del presidente electo Joe Biden se planean protestas armadas en todos los estados y la capital del país, especialmente el 17 de enero.

“El FBI recibió información sobre un grupo armado identificado que tenía la intención de viajar a Washington, D.C. el 16 de enero”, según un boletín obtenido por ABC News.

La agencia indica que el amago ocurre por el plan de los demócratas en el Congreso de comenzar juicio político al presidente Donald Trump, a quien acusarán de “incitar a la insurrección” el pasado 6 de enero, lo que llevó a la invasión del Capitolio.

“Han advertido que si el Congreso intenta retirar a POTUS a través de la Enmienda 25 se producirá un gran levantamiento”, agrega el FBI.

Los amagos de violencia en Washington, D.C. han puesto en alerta a las autoridades locales, al grado que la alcaldesa Muriel Bowser ha pedido a los ciudadanos evitar viajar a la capital estadounidense los días previos o para la ceremonia de inauguración de Biden.

“Pedimos a la gente que participe virtualmente”, dijo Bowser.

Más tarde el DHS comunicó que puso en alerta al Servicio Secreto antes de la inauguración, un periodo más amplio al esperado.

“A la luz de los eventos de la semana pasada y el panorama de seguridad en evolución de frente a la inauguración y por recomendación del Director del Servicio Secreto, James Murray, he dado instrucciones al Servicio Secreto de comenzar el Evento Especial de Seguridad Nacional el miércoles 13 de enero en lugar del 19 de enero”, indicó el secretario Chad Wolf en un comunicado.

“Nuestros socios federales, estatales y locales continuarán coordinando sus planes y destinando los recursos para este importante evento”.

Un volante obtenido por este diario hace llamado a participar en una marcha armada el 17 de enero.

“Cuando la democracia es destruida… rechaza mantenerte en silencio”, dice la convocatoria para reunirse armados en los capitolios de todos los estados a las 12:00 p.m.

El mensaje no tiene identidad de grupo convocante.

 

Las amenazas de protesta armada se suman a los amagos de atacar incluso a políticos, como el vicepresidente Mike Pence, un hecho que también es investigado por el Servicio Secreto.

Hasta el momento, hay 20 personas que enfrentan cargos federales por el ataque en el Capitolio, incluso de portar armas.

Lonnie Coffman, un hombre de Alabama, incluso es acusado de portar al menos 11 bombas caseras, un rifle de asalto y una pistola en su camioneta estacionada a dos cuadras del Capitolio.

Cleveland Grover Meredith Jr. de Colorado es acusado de escribir en mensajes de texto que quería dispararle a la presidenta de la Cámara Pelosi, además de portar tres armas y cientos de municiones a Washington, D.C.

Otros detenidos, como Eric Munchel de Tennessee y Larry Rendell Brock de Texas, son acuados también. Ellos portaban lazos de plástico que funciona como esposas policiacas.

El FBI ha recibido más de 40,000 tips sobre sospechosos buscados por participar en la toma violenta del Capitolio, así como videos y fotos.