AUSTIN – El Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) mantiene el cierre del Capitolio del Estado de Texas y los terrenos del Capitolio por precaución de una posible presencia de agitadores ahora con la toma del presidente número 46 de los Estados Unidos, en Washington D.C. este miércoles.

El cierre se produjo el pasado sábado 16 de enero y permanecerá hasta al miércoles 20 de enero por lo que a partir del jueves 21 reanudará sus actividades normales.

“El Departamento de Seguridad Pública de Texas está al tanto de las protestas armadas planeadas en el Capitolio del Estado de Texas esta semana y de los extremistas violentos que pueden intentar explotar eventos protegidos constitucionalmente para llevar a cabo actos criminales”, dijo el director del DPS, Steven McCraw.

“Como resultado, DPS ha desplegado personal y recursos adicionales en el Capitolio y está trabajando en estrecha colaboración con la Oficina Federal de Investigaciones y el Departamento de Policía de Austin para monitorear los eventos y hacer cumplir el estado de derecho”.

Se alienta a las personas a informar de inmediato cualquier actividad sospechosa que vean en Internet o en público a la Oficina Federal de Investigaciones, al Departamento de Policía de Austin o al DPS en www.iWatchtx.org .