El Estado de Chihuahua transitará a partir del lunes 18, hacia un Amarillo Seguro del semáforo epidemiológico para reanudar algunas actividades, anunció el gobernador Javier Corral Jurado.

Corral llamó a las y los chihuahuenses a asumir las nuevas medidas “con prudencia, pero sobre todo con responsabilidad”.

Dijo que para su Gobierno la prioridad es y será la vida de las y los chihuahuenses, por lo que cada medida que se ha tomado ha sido con sumo cuidado y responsabilidad.

Afirmó que los indicadores en el comportamiento de la pandemia por COVID-19 en el estado, permitieron al Consejo Estatal de Salud autorizar el cambio en el color de semáforo para toda la entidad.

Indicó que se trata de un Amarillo Seguro “un amarillo en el que podemos retomar algunas actividades, pero con absoluta conciencia de que nuestro comportamiento colectivo es lo que va a permitirnos mantener y mejorar la situación, una nueva luz que demanda de nosotros total responsabilidad para que el esfuerzo que hemos hecho todos, hasta ahora, rinda frutos”.

“Un Amarillo Seguro –agregó–  que nos permita avanzar hacia la reapertura gradual, segura y constante, sin tener que retroceder”, agregó.

Anunció que este sábado 16 de enero, a las 12:00 horas, el secretario de Salud, Eduardo Fernández Herrera, dará a conocer los detalles del semáforo epidemiológico y otras consideraciones específicas de la etapa a la que se transita.

“Gracias a las medidas implementadas por Gobierno del Estado, a través de su Consejo de Salud, al enorme esfuerzo de nuestro equipo sanitario y a la disciplina, la consciencia y cuidado de la población, nuestro estado se ha convertido en un referente a nivel nacional”, expresó.

“Este es un avance –añadió–  que alcanzamos juntos y, debo insistir, sólo juntos podremos mantener”.

El titular del Ejecutivo insistió en que  este semáforo amarillo no significa que la pandemia ha terminado, sino que Chihuahua va por el camino correcto en su control y que a diferencia de otros estados, el rigor que se ha impuesto, ha dado resultado.

“Lo que queda es asumir las nuevas medidas con prudencia, pero sobre todo con responsabilidad, de modo que no haya un rebrote que nos obligue a retroceder nuevamente en el semáforo epidemiológico”, destacó.

Consideró que este paso es el resultado de las medidas que se han tomado, que, aunque muy criticadas, han sido las correctas, siempre y en todo momento basadas en la ciencia, en estadística y en indicadores.

“Hoy podemos comprobar que hablar con la verdad, haber puesto en marcha la dolorosa medida del súper cierre, haber creado la Ley del Cubrebocas y emprender acciones como la repartición de oxímetros y termómetros, por mencionar solo algunas, han sido estratégicas para contener la pandemia por COVID-19 y prueba de ello es que, mientras nosotros hacemos este anuncio, hay estados con escenarios diametralmente opuestos”, explicó.

Felicitó a la ciudadanía por su comportamiento durante la gran prueba que fueron las celebraciones decembrinas. “Al finalizar la temporada navideña, hicimos un balance que nos permite afirmar que Chihuahua vivió una Navidad y un Año Nuevo muy responsables, pues la mayoría de las y los chihuahuenses optó solidaria y responsablemente por protegerse y proteger a sus familiares más vulnerables, mientras que las empresas llevaron a cabo sus actividades respetando las medidas necesarias para evitar contagios, posibilitando que comencemos una transición hacia nuevas aperturas”.