Por: Diario de New York

Decenas de republicanos lo han criticado por permitir que su movimiento MAGA haya alcanzado esos niveles de violencia y extremismo, pero solamente algunos congresistas han alzado la mano para exigir su renuncia, aunque los demócratas presionan para someter a votación en la Cámara de Representantes los artículos para un juicio político.

La primera senadora republicana en sumarse al creciente movimiento fue Lisa Murkowski (Alaska), quien le dijo al Daily News que creía que el mandatario ya había causado mucho daño con sus ideas.

“Quiero que renuncie. Lo quiero fuera. Ha causado bastante daño”, expresó.

Este domingo otro senador republicano se sumó, Pat Toomey (Pensilvania).

“Creo que en este punto, con solo unos días para el final (del gobierno de Trump) es el mejor camino a seguir, la mejor manera para nosotros de poner a esta persona en el espejo retrovisor”, dijo Toomey a CNN.

Toomey reconoce que el proceso contra el presidente Trump no sería fácil, pero lo considera necesario. Incluso considera que el mandatario podría ser acusado de algunos delitos por la irrupción de la turba en el Congreso.

Eso podría suceder de inmediato. No soy optimista, pero creo que sería el mejor camino a seguir”, dijo sobre el proceso de destitución.

El plan de los demócratas es someter el martes la votación en la Cámara la destitución del presidente Trump, según el representante James E. Clyburn (Carolina del Sur), quien se encarga de juntar los votos de su partido.

“Si somos la casa del pueblo, hagamos el trabajo del pueblo y votemos para acusar a este presidente… El Senado decidirá más tarde qué hacer con ese juicio político”, indicó Clyburn, considerado el tercer demócrata de más alto rango en la Cámara.

Para un proceso de juicio político, la Cámara debe acusar formalmente al presidente Trump, como ocurrió durante el proceso por la intervención rusa en las elecciones de 2016; luego el Senado tiene que determinar si procede el juicio o no.

Ahí los republicanos todavía tienen poder de decisión y Lindsey Graham (Carolina del Sur), presidente del Comité Judicial, ha expresado su rechazo al proceso, incluso haciendo un llamado al presidente electo Joe Biden para que pida a la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (California), detener la votación. También se refiere al llamado “Escuadrón” que integran cuatro representantes, incluida Alexandria Ocasio Cortez (Nueva York), una de las principales promotoras del procedimiento contra el republicano.

“Le pido al presidente electo Biden que levante el teléfono para llamar a Nancy Pelosi y al equipo para poner fin al segundo juicio político”, dijo Graham en Fox News, aunque previamente en Twitter ha señalado que el plan de destituir al presidente Trump podría afectar más al país.

Ocasio Cortez criticó a Graham por pedir que se evite el juicio político, además de sugerir que “se avance” sin que haya castigo o responsabilidad contra quien incita, en este caso el presidente Trump.

Clyburn dijo que incluso si se logran aprobar los artículos en contra del presidente Trump es posible que Pelosi decida esperar varios días antes de enviarlos al Senado, incluso después de la inauguración del presidente electo Biden.

¿Y la Enmienda 25?

A la par del debate en el Congreso, un plan sobre la aplicación de la Enmienda 25 contra el presidente Trump sigue en pie, incluso el vicepresidente Mike Pence no ha descartado la posibilidad, pero quiere mantenerla como una opción en caso de que el mandatario se vuelva más inestable.

CNN adelantó que el temor de Pence es que un procedimiento contra el presidente lo orille a tomar “acciones precipitadas” que pongan en riesgo al país.

La demócrata Pelosi considera que aplicar la Enmienda 25 al presidente Trump es la mejor forma para destituirlo y pueda posturlarse nuevamente al cargo.

“Me gusta la Enmienda 25, porque se deshace de él. Estaría fuera de la oficina. Pero hay un fuerte apoyo en el Congreso para acusar al presidente por segunda vez”, dijo al programa 60 Minutos de CBS, que se transmitirá este domingo.

Pelosi retoma la preocupación de que el mandatario intente perdonarse a sí mismo, aunque solamente puede hacerlo por delitos federales, por lo que destacó las indagatorias en su contra a nivel estatal.

“Solo puede perdonarse a sí mismo por delitos federales. No puede perdonarse a sí mismo por delitos estatales y ahí es donde lo están investigando en el estado de Nueva York”, dijo Pelosi. “Existe la posibilidad de que, después de todo esto, no haya castigo, ni consecuencia, y podría postularse nuevamente para presidente”.