A partir de este miércoles, el ingreso a territorio estatal del frente frío número 16  ocasionará un marcado descenso de temperaturas para el transcurso de la semana, de acuerdo con el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

El fenómeno mantendrá ambiente frío por las mañanas y de templado a cálido por las tardes, con cielo medio nublado en la zona occidente de Chihuahua y mayormente despejado en el resto de la entidad.

Además, se pronostica la presencia de vientos de 5 a 20 kilómetros por hora (km/h), con ráfagas que pueden superar los 45 km/h en las zonas suroeste, noroeste, centro y norte, particularmente en municipios como Guachochi, Juárez, Janos, Guerrero, Cuauhtémoc y Chihuahua.

Para jueves y viernes, el SMN advierte de vientos de 10 a 25 km/h, con rachas que pueden superar los 55 km/h en las partes de las zonas noroeste y sureste, que incluye poblaciones como Janos, Parral y Jiménez, y por arriba de los 45 km/h en Buenaventura, Guerrero, Bocoyna, Guachochi, Cuauhtémoc, Chihuahua y Balleza.

También se prevén posibles lluvias aisladas en la zona sureste durante el fin de semana.

 

EMITE IMSS RECOMENDACIONES PARA PREVENIR INTOXICACIONES POR MONÓXIDO DE CARBONO

                

 

Ante el descenso de temperatura de la temporada en la entidad, la Oficina de Representación Chihuahua del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) exhorta a la población a tener cuidado con el monóxido de carbono.

La coordinadora de Salud Pública, doctora epidemióloga Brenda Ramírez Vega, indicó que los escapes de los automóviles, estufas de gas y leña, braseros y el uso de calentones en viviendas mal ventiladas, son las principales causas que pueden provocar una intoxicación por este gas.

Explicó que el monóxido de carbono no tiene color ni olor y destacó que cuando una persona lo inhala, el corazón, cerebro y todo el cuerpo en sí, sufren por la falta de oxígeno.

 

La especialista mencionó que los síntomas varían de una persona a otra.

“La inhalación masiva produce rápidamente la falta de respiración y pérdida del conocimiento. Niños, mujeres embarazadas y adultos mayores son los más afectados en caso de presentarse una intoxicación”, destacó.

 

Ramírez Vega advirtió que problemas respiratorios, dolor de cabeza y pecho, mareo, vómito, somnolencia, desmayo, debilidad muscular, latidos acelerados del corazón, convulsiones y pérdida del conocimiento, hasta caer en estado de coma, son algunos de los síntomas que se pueden presentar cuando se trata de una intoxicación por este gas.

Recomendó que en caso de que una persona resulte intoxicada, es necesario llevarla inmediatamente a un lugar donde pueda respirar aire fresco y que reciba atención médica lo más pronto posible.

 

Indicó que la recuperación para los que sobreviven a este tipo de intoxicación es lenta y el riesgo de presentar daño cerebral permanente es muy alto, aun días después del incidente cuando pueden reaparecer síntomas de deterioro de la capacidad mental.

 

Como medidas de prevención, recomendó que se revisen muy bien las instalaciones de gas, sobre todo en calentones y estufas, mantener ventiladas las habitaciones siempre abierta una ventana con un mínimo de 15 centímetros para que permita renovar el aire.

 

“Lo más importante, antes de irse a dormir, es necesario apagar braseros o calentones, ya que mientras estén encendidos despiden el gas tóxico”, puntualizó.

 

En caso de una intoxicación, el Seguro Social exhorta a sus derechohabientes para que acudan lo antes posible a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) a recibir atención médica y antes de volver a la vivienda, que un profesional revise el desperfecto para evitar que se vuelva a presentar el mismo problema.