Las demandas ciudadanas tuvieron efecto y ante el aumento de los casos de Covid-19 representantes de los distritos escolares pidieron a la Agencia de Educación de Texas que les permita retrasar las fechas de inicio de las clases presenciales.

Las solicitudes de extensión se produjeron después de una reunión celebrada entre los líderes del distrito escolar y los funcionarios de salud del condado.

Los distritos escolares independientes de El Paso, Socorro y San Elizario buscan extender el aprendizaje remoto hasta el mes de diciembre mientras que Fabens ISD quiere retrasar las clases en persona durante al menos dos semanas.

A su vez Canutillo ISD desea expandir el aprendizaje remoto, pero aún no ha indicado una fecha específica. Tornillo ISD dijo que planea mantenerse en clases de 50 por ciento de capacidad con la opción de reducir si es necesario ante la baja de casos positivos en esa área. Ysleta ISD aún no define si buscará una extensión.

Y es que aunque las autoridades escolares habían asegurado que se atiende la pandemia con toda rigurosidad en cumplimiento con la ordenanza del sector salud para evitar contagios los padres de familia afirman lo contrario  y denunciaron que no se están siguiendo las medidas adecuadas para proteger la salud de la comunidad estudiantil.

Cobertura para tu evento social Fotografía y Video: 915-352 71-61
Cobertura para tu evento social Fotografía y Video: 915-352 71-61

Ante la falta de confianza exigieron una reapertura al tiempo que anunciaron la realización de una protesta pacifica para que los directivos del Distrito Independiente de El Paso -EPISD implementen un plan ante la ausencia del mismo.

“No existe un plan para que los niños regresen a clases presenciales. La comunidad está preocupada por el anuncio de regreso a las escuelas durante una pandemia”, denunciaron los padres de familia.

De acuerdo a los educadores locales, personal, conductores de autobuses, custodios, padres, estudiantes, enfermeras, organizaciones de base y sindicatos tienen temor de la reapertura anunciada el 22 de octubre, la cual se hará de manera escalonada.

“Nos unimos porque queremos garantizar la seguridad de nuestra comunidad educativa y de nuestras familias durante esta pandemia Covid-19”, declararon los manifestantes.

Y es que luego del anuncio de EPISD en el que mostraba que 111 miembros de esa comunidad académica resultaran positivo al coronavirus, alumnos, maestros y personal de otras áreas los trabajadores y padres de familia mostraron su angustia y miedo ante la eventual reapertura.

“Yo apoyo estas manifestaciones porque es un miedo terrible el tan solo pensar que mi nieto o mis dos hijos que son maestros pudieran infectarse”, dijo una madre de familia que acudió a una de las protestas en EPISD.

Manifestó que espera, al igual que otros padres de familia, obre la prudencia entre los superintendentes de los distintos distritos y miembros de las Juntas Directivas y no autoricen esta reapertura en tanto baje el indice de contagios.

A pesar de que los directivos han dicho que no habría reapertura en tanto se tenga un cinco por ciento de contagios en relación al número total de la población local los manifestantes tienen desconfianza de las autoridades.

“Yo no se porque la prisa de abrirlas si ven que los contagios se incrementan cada día” dijo Ivonne González, al enfatizar que la cifra de contagios no baja de los tres dígitos en el condado.