WASHINGTON – La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) continúa identificando y confiscando una gran cantidad de productos COVID-19 falsificados, no aprobados o de otra manera deficientes que amenazan la salud y la seguridad de los consumidores estadounidenses.

  • De acuerdo a las autoirdades federales hasta el 1 de junio, CBP había incautado más de: . 107,300 kits de prueba COVID-19 prohibidos por la FDA en 301 incidentes;
    · 750,000 mascarillas falsificadas en 86 incidentes;
    · 2.500 cintas de seguridad antivirus prohibidas por la EPA en 89 incidentes; y
    · 11,000 tabletas de cloroquina prohibidas por la FDA en 91 incidentes.

“Los delincuentes y otros actores malos están tratando de sacar provecho de la pandemia de coronavirus introduciendo productos no autorizados, no probados y potencialmente inseguros en los Estados Unidos”, dijo el comisionado interino de CBP Mark Morgan.

“CBP continúa apuntando a estos envíos peligrosos mientras facilita la entrada de productos farmacéuticos y suministros médicos legítimos que son necesarios para proteger a los estadounidenses”.

Las organizaciones criminales están intentando explotar la oferta limitada y la mayor demanda de algunos productos farmacéuticos, equipos de protección personal y otros bienes médicos necesarios para responder a la pandemia de COVID-19.

Entre otros productos, estos delincuentes están contrabandeando y vendiendo equipos de seguridad falsificados, kits de prueba COVID-19 no aprobados, medicamentos no comprobados y productos de higiene de calidad inferior a través del mercado en línea.