Por: Eduardo Borunda.

Nos han preguntado qué tan cierta es la información que estamos consumiendo los ciudadanos ante el COVID – 19. La respuesta es simple, hay saturación, sobreexposición, ocultamiento, desinformación y verdades a medias en el emblemático caso que hoy nos ocupa. Ya no sabemos si somos una “supergeneración” de mexicanos que tenemos un “gen” que sustancialmente nos está haciendo creer que si somos la raza de bronce de la que hablaba José Vasconcelos.

Claro que somos la raza de bronce, pero la pregunta es ¿Son ciertas las cifras mostradas a los medios de comunicación sobre el avance del virus COVID – 19? Recordemos que tenemos una triste historia para clasificar los indicadores del país. ¿Será pulmonía atípica o COVID – 19? ¿Cuál es la verdadera razón de las últimas muertas que se han registrado en el país, en el estado de Chihuahua y/o en Ciudad Juárez? La teoría de la gran conspiración es incluso hoy analizada y puesta en la mesa de la discusión.

¿Qué podemos hacer? Lo primero no es quedarnos cruzados de brazos. Tenemos que reaccionar ante lo inevitable para que las bajas y los daños sean los menos. Además de las indicaciones de quedarse en casa, lavarse las manos, no saludar de mano ni beso, tenemos que ser proactivos. Una de las indicaciones necesarias es la elaboración de cubrebocas que permitan inhibir el contagio. Estas deben ser producidas en masa y quien tenga posibilidades de hacerlas debe procurar que sus familias tengan al menos una de uso diario.

Empresarios locales han evidenciado en redes sociales la elaboración de mascarillas propias para los médicos. La impresión y elaboración de estas mascarillas para los hospitales es una forma de apoyar de manera filantrópica. Ellos están buscando el cómo apoyar a la comunidad local. COPARMEX, CANACO, CANACINTRA y otros grupos empresariales han estado participando activamente con propuestas muy concretas para evitar mayores daños a la economía local.

La fundación altruista de Grupo Imperial, mencionó a través de sus redes sociales que llevaría comida al personal médico que estuviera atendiendo a personal con COVID 19. La elaboración de respiradores artificiales por parte de un grupo de ingenieros de la frontera a bajo costo también es muestra de lo grande de la gente de Ciudad Juárez.

Haz tu parte. Evita salir a la calle, no son vacaciones y no habrá vacaciones fuera de tu casa. Es la recomendación de las autoridades de salud, pero es una manera de apoyar la salud de todos. Si sales, ponte cubrebocas, te sentirás protegido, protegerás a los otros y los demás te lo agradeceremos.

Se abren áreas de oportunidad como es el servicio a domicilio para la prestación de servicios como los alimentos, el uso de las tecnologías y las aplicaciones pueden ayudar a disminuir costos y apoyarse tanto consumidores como prestadores de servicio. Los costos pueden reducirse entre un 10 y un 20% en algunos casos.

Para la comunidad religiosa de la localidad, sabemos que no habrá servicios de Semana Santa, sin embargo, pueden aprovechar para rezar, escuchar la misa o a través de las redes sociales participar en conferencias de esta naturaleza. El rezo del Viacrucis o bien del Rosario será una oportunidad para alimentar su fe desde la propia casa.

Finalmente, y lo ms importante, se selectivo en las fuentes de información, no difundas “Fake News”, la desinformación ha causado daños pero lo podemos reparar. Las autoridades federales dijeron que no servía usar mascarillas, hoy dicen lo contrario, precisamente, porque de noticias falsas se dijeron o distorsionaron verdades. Reporta noticias falsas en las redes sociales, así aumentaremos nuestros sistemas de seguridad. Comparte información que sea de utilidad. Comparte un poco de tus alimentos y busquemos aquellos que nos ayuden a mantener el sistema inmunológico fortalecido. Busca rutinas de trabajos o actividades dentro de casa para mantenernos ocupados y que transcurra el tiempo sin llegar a tener problemas de ansiedad o depresión.