El obispo de la Diócesis de el Paso Mark Seitz junto con otros 7 sacerdotes subieron e la cima del monte de Cristo Rey, ubicado en Sunland Park, NM, para hacer oración por todos los afectados por el Coronavirus.

Motivado por la preocupación por la comunidad parroquial y reconociendo la importancia del distanciamiento social para contener la propagación de COVID-19, el obispo Mark Seitz tomó recientemente la decisión de suspender temporalmente la celebración pública de la misa, incluso los domingos, así como las bodas de confirmación y misas funerarias en el futuro previsible.

La diócesis informó que el Sacramento de la Reconciliación estará disponible a discreción del Pastor de la parroquia.

Además, todos los eventos parroquiales que reunirían a un grupo mayor de 10 serán cancelados o pospuestos.

Las iglesias estarán cerradas por el momento hasta que se pueda remediar la escasez de suministros de limpieza necesarios para asegurar que nuestras iglesias estén seguras.