El Procurador General de Texas Ken Paxton presentó hoy una demanda para impedir que Auctions Unlimited LLC continúe el aumento exorbitante de precios por los suministros necesarios relacionados con la salud de las personas en Texas.

Después de la declaración de desastre del gobernador Abbott, Auctions Unlimited realizo una subasta en su sitio web donde se subastaban “más de 750.000 máscaras de protección de la cara”, y esa lista incluía máscaras, respiradores de partículas N95, jabón de manos, limpiador para todo uso, toallitas desinfectantes y desinfectantes.

El 24 de marzo, las apuestas para máscaras respiratorias N95 llevo el precio por listados hasta $180 por un paquete de sólo 16 máscaras. El propietario de Auctions Unlimited Tim Worstell admitió haber recibido advertencias tanto de la policía local como de la Procuraduría General de Texas y aun así avanzó con las subastas a precios exorbitantes.

“La Ley de Prácticas Comerciales Engañosas de Texas prohíbe expresamente a cualquier persona vender artículos necesarios a un precio excesivo cuando se declara un desastre y, a pesar de las repetidas advertencias de agencias del orden, eso es exactamente lo que hizo Auctions Unlimited “, dijo el Procurador General Paxton.

“Mi oficina no tolerará que nadie se aproveche de los texanos necesitados y se beneficie de esta crisis de salud”.

Actualmente, la declaración de desastre emitida tras varios casos descubiertos de Coronavirus en Texas es efectiva en todo el estado. El aumento de precios es ilegal, y una declaración de desastre hace efectivas duras sanciones bajo la Ley de Prácticas Comerciales Engañosas de Texas.

A los especuladores de precios se les pudiera exigir  reembolsar a los consumidores y pueden ser considerados responsables de sanciones civiles de hasta $10,000 por violación con una multa adicional de hasta $250,000 si los consumidores afectados son personas de edad avanzada.

Las personas en Texas que crean que han encontrado aumento excesivo de precios deben llamar a la línea gratuita de quejas de la Procuraduría General al (800) 621-0508 o presentar una queja en línea.