Al encabezar la primera sesión extraordinaria del Consejo Estatal de Salud, el gobernador Javier Corral Jurado informó que a partir de ayer instruyó la instalación de un cerco sanitario para el estado de Chihuahua, que incluye 14 módulos de atención y apoyo para revisar a las personas que provienen de otras entidades y tener la seguridad de que no están contagiadas del COVID-19.

Anunció que mañana se celebrará una reunión de trabajo con los equipos del sector salud de los estados de Durango, Sinaloa, Sonora, Coahuila y Nuevo León, con la asistencia de gobernadores, así como del titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (Ccinshae), Gustavo Reyes Terán y de la directora de cuidados intensivos del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), Carmen Hernández.

Abundó que se pretende saber con qué cuenta cada una de las entidades a fin de crear un grupo de apoyo de la zona norte.

“De lo que se trata es de sumar todas nuestras capacidades, porque sumando todas las camas que tenemos para aislamiento, las camas para cuidados intensivos, los monitores, los respiradores, sumándolo todo, podemos hacer una mejor proyección de la principal batalla que vamos a librar, que son los cuidados intensivos. Ahí es donde se va a librar la gran batalla en términos de nuestras capacidades hospitalarias”, declaró.

Respecto a la instalación de un cerco sanitario, indicó que el Gobierno Federal autorizó la utilización de las instalaciones de la antigua aduana del kilómetro 30 de la carretera Juárez-Chihuahua como el Centro que coordine la revisión de quienes ingresen al estado.

En Juárez el Centro COVID-19 se ubicará en el Hospital General, con colaboración del Hospital del ISSSTE de esa frontera.

El gobernador declaró al Consejo Estatal de Salud en sesión permanente y anunció la incorporación del coordinador de Comunicación Social, Manuel del Castillo, quien junto con el director de Salud de la Zona Norte, Arturo Valenzuela, son las únicas personas designadas para emitir la información oficial sobre la pandemia del COVID-19.

Señaló que es preciso organizar una jornada de comunicación al interior de los hospitales, a fin de que al personal de salud se le advierta la racionalidad en la utilización del material y los insumos.

Además se les capacitará sobre las medidas de prevención para que los centros de salud no se conviertan en los principales sitios de propagación de la enfermedad.

Urgió definir al personal que debe ser enviado a sus casas, para evitar el riesgo en mujeres embarazadas y adultos mayores que laboren en el sector salud.

Explicó que el COE se ubicará en la Secretaría Estatal de Salud y contará con la presencia de un representante de instituciones que conforman el Consejo Estatal.