Los negocios pequeños y medianos serán los que resulten más afectados con el cierre parcial de la frontera implementada por el gobierno federal como medida preventiva al contagio del coronavirus, expresaron comerciantes de la zona Centro.

De acuerdo a testimonios de encargados de las diversas negociaciones la afluencia de compradores disminuyó este sábado hasta en un 90 por ciento, lo que muchos de ellos optaron por cerrar después del medio día.

“Que vamos hacer sin mexicanos, esto se está poniendo del carajo”, dijo uno de los taxistas que prestan el servicio en el cruce de El Paso y Tercera ante la falta de clientes.

Por su parte empleados de los diferentes giros comerciales de la zona manifestaron angustiados que en las primeras cinco horas de su jornada apenas habían entrado un par de clientes y solo uno compró.

“Pues que vamos hacer la situación es preocupante pero hay que esperar, solo eso nos queda esperar a que pase la emergencia”, dijo Laura, propietaria de a tienda ‘Green Fiore’, dedicada a la venta de ropa y accesorios para la mujer.

Al igual que ella, otros comerciantes manifestaron que ante la falta de compradores los obligará a reducir horarios y de empeorar  prescindir de algunos trabajadores o de plano cerrar.

Y es que de acuerdo al sector empresarial de la zona los clientes mexicanos son los que adquieren sus productos y representan en más del 80 por ciento de los consumidores.

“La mayoría de nuestros clientes son de Ciudad Juárez, Chihuahua, Torreón y otras ciudades del sur de México”, dijo una de las trabajadoras de una de las tiendas, quien visiblemente preocupada esperaba que llegara un cliente.

Durante un recorrido realizado por las diferentes calles del sector comercial los negocios se  observaron desiertos hasta entrada la tarde y pocos tuvieron la suerte de tener algunos clientes locales.

La poca gente que cruzó por el puente internacional Santa Fe, dijo ser residente de esta ciudad y que habían ido a Juárez a visitar a sus familiares o ir de compras.

Los comerciantes dijeron que el que no se deje pasar a personas con visa de turista -lazer- el panorama pinta devastador los próximos 30 días.

“En este primer día vimos lo que habíamos visualizado cuando nos enteramos que Trump había ordenado el cierre parcial de la frontera. Nuestros clientes son mexicanos y ellos son los que nos hacen fuertes”, expresó uno de los empleados de uno de los negocios.

“Afecta mucho, como usted ve no hay nadie comprando,  pero hay que esperar”, dijo Laura al tiempo que se preguntaba… que es más importante la salud o el negocio? Porque si perdemos salud no hay nada por lo que hay que esperar, repitió.

Manifestó que ante la emergencia tuvo que reasignar tareas a sus empleados y recortar horas pero tratará de ajustar lo menos que se pueda para evitar afectar así personal.

Sin embargo algunos empleados mostraron su preocupación debido al constante recorte de horas, “al no haber clientes nuestros patrones están cerrando más temprano y eso provoca que no tengamos más ingresos”.

Otros dijeron que esperan que el gobierno federal cumpla su compromiso de apoyarlos económicamente tal y como lo dijo el presidente Trump hace algunos días.

“Tenemos que pagar la renta, los servicios públicos y ellos no nos van a esperar. La verdad esto es muy angustiante para todos incluyendo a nuestros jefes”, dijo Sofía, madre soltera con tres hijos.