Dependencias y organizaciones sociales que participan en el Programa de Atención al Migrante, establecen una serie de estrategias para disminuir el riesgo de contagios por COVID-19 entre migrantes y personas repatriadas que se encuentran alojados en los distintos albergues de Ciudad Juárez.

Durante sesión del Consejo Estatal de Población Zona Norte (Coespo), acordaron además identificar espacios alternos para la concentración segura de personas, para disminuir la carga que actualmente tienen en los albergues donde habitualmente son atendidos.

En dicha sesión participaron además la representación del Consulado de El Salvador en Ciudad Juárez, la Jurisdicción Sanitaria II, la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris), la Red de Albergues e integrantes de diversas Organizaciones Internacionales.

Dirvin García Gutiérrez, jefe de división del programa de Atención al Migrante y coordinador del Centro de Atención Integral a Migrantes de la Coespo, dijo que se han realizado varias sesiones con estas instituciones y organizaciones, para establecer acuerdos para garantizar la seguridad de los migrantes.

Entre otras medidas para evitar la propagación del virus en los albergues, detalló que es de suma importancia aminorar el hacinamiento que hay en los albergues, toda vez que lo recomendable en este tipo de espacios, es que haya de 50 a 80 personas, sin dejar de lado las medidas recomendadas por Coespris y la Jurisdicción Sanitaria.

Recalcó que entre los migrantes se promueve la sana distancia y sobre todo, se mantiene bajo aislamiento y observación a las personas de nuevo ingreso, mediante un trabajo conjunto con la Organización Mundial por la Paz.

García Gutiérrez añadió que se ofrece una estancia digna en cuanto a suministros consumibles, alimentarios, sanitizantes, guantes, cubre bocas, artículos de limpieza e higiene personal, con el apoyo de personal de la Organización Internacional para las Migraciones, Fundación ABARA, entre otras.

Indicó que en los próximos días se instalará un albergue filtro para mantener en aislamiento por 14 días a los recién repatriados, para posteriormente canalizarlos a los otros espacios que forman parte de la red de albergues.

Como tercera medida preventiva, una vez que el país entre en la fase 3 de contingencia epidemiológica, se contará con un espacio de referencia de confinamiento, en el cual acatarán las directrices o instrucciones que dicten autoridades del sector salud.

El funcionario añadió que otro de los puntos, es contar con voluntarios y capacitarlos para integrar una red de promotores de la salud para la atención en albergues, por medio de la cual buscarán recursos para atender la contingencia.

Otro de los objetivos de esta red, explicó García Gutiérrez, es dejar un capital instalado dentro de los albergues, para que se encargue de monitorear a las personas que son recibidas, tomarles signos vitales e identificar los casos sospechosos.

Actualmente, en Ciudad Juárez se cuenta con 14 espacios humanitarios, entre los que se encuentra la Casa del Migrante y el Centro Integral Leona Vicario, que albergan en a 1,400 personas.

Además se tiene un promedio diario de 65 repatriados y solo en lo que va del presente año, suman 5 mil 212 personas en estas condiciones.

En la sesión participaron además representantes de la Fundación AGNUR, la Organización Internacional para las Migraciones, ABARA, el Comité Internacional de Recate y Cruz Roja