Zephyr, un lobo gris mexicano de 14 años, fue sacrificado debido a varios padecimientos relacionados con su edad, informaron autoridades del Zoológico de El Paso tars afirmar que ahora solo queda un lobo mexicano: Polly, que tiene 13 años.

Los cuidadores del zoológico y el personal veterinario determinaron que el pronóstico para una buena calidad de vida era pobre, y que la eutanasia humanitaria era el mejor curso de acción.

Zephyr llegó a El Paso Zoo en la primavera de 2016, proveniente del zoológico de Oklahoma City. Zephyr, junto con su compañera Polly, se mudó recientemente a la nueva exhibición del desierto de Chihuahua.

El plan de supervivencia del lobo gris mexicano es un programa cooperativo binacional para ayudar en el manejo de la población de lobos grises mexicanos en el cuidado de la conservación y en la naturaleza.

El zoológico ha estado involucrado durante un cuarto de siglo con el Programa del Plan de Supervivencia de Especies [SSP] de la Asociación de Zoológicos y Acuarios [AZA] para lobos mexicanos.

La nueva instalación proporciona al zoológico la capacidad no solo de tener una posible reproducción futura, sino también de involucrarse en el cruce de crías de lobos en la población salvaje de lobos mexicanos. Existen menos de 200 lobos mexicanos en estado natural de México y Estados Unidos.

“Sigo sintiéndome privilegiado de poder trabajar con una especie de vida silvestre tan importante, no solo ayudando en el manejo de la población de estos magníficos animales, sino también brindando una vida excelente a los individuos bajo nuestro cuidado, como Zephyr”, dijo cuidador de animales John Kiseda.

“También estoy extremadamente feliz de que Zephyr haya podido disfrutar de su nueva y espaciosa instalación, aunque no por el tiempo suficiente con su fallecimiento hoy. De ahora en adelante, siempre lo recordaré luciendo muy cómodo y contento, durmiendo a la sombra de ‘su’ gran pino en su nueva exhibición”.

El lobo gris mexicano es uno de los mamíferos más amenazados de América del Norte. A mediados de la década de 1980, la caza, la captura y el envenenamiento causaron la extinción de lobos en la naturaleza, con solo un puñado restante en los zoológicos.

Debido a las poblaciones en los zoológicos, los lobos grises mexicanos fueron reintroducidos en la naturaleza el 29 de marzo de 1998, después de haberse extinguido por más de 30 años. La esperanza de vida mediana de un lobo gris mexicano es de alrededor de 11 años.