Aunque a la fecha no se ha registrado ningún caso del temible padecimiento del coronavirus en la ciudad la conocida mascarilla quirúrgicas que utiliza el personal médico en hospitales y pacientes que sufren una enfermedad respiratoria prácticamente se han agotado en la ciudad ante el pánico del contagio.

Las mascarillas autofiltrantes constituyen una medida básica en la prevención d ella salud frente a las diversos virus que se encuentran en el ambiente o de persona a persona, colinden especialistas del sector salud.

“Uno no sabe que persona podría estar relacionada con otra que tiene el virus por eso acostumbro a utilizaron cubre bocas para filtrar el aire”, expresó Armida Espejel, residente del área Este de la ciudad.

Ella, al igual que muchas otras personas está temerosa de ser contagiada con el megavirus que ya ha causado la muerte a cerca de un millar de personas y contaminado a más de 40 mil personas en el mundo.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud -OMS- recomienda que para frenar la propagación de virus es necesario la utilización de estas mascarillas sobre todo ahora con la aparición del brote originado en China.

No obstante el sector médico dio a conocer que no recomienda estos productos a personas comunes y de la comunidad a menos de que sean pacientes para evitar la contaminación a quienes se encuentren a su alrededor.

Ante esta contingencia se dijo, las ventas van dirigidas exclusivamente a los distribuidores y a los hospitales para que enfrenten con éxito el servicio médico.

El doctor Ascencio Mena, dijo que a raíz de la aparición del coronavirus en el mundo la demanda de mascarillas aumentó considerablemente y ante la solicitud del sector medico las compañías extranjeras incrementaron el surtido del material.

“Están reteniendo mucho las ordenes y solo se les está vendiendo a los prestadores de urgencias médicas”, dijo tras comentar que compañías extranjeras han solicitado el producto “se tiene una orden de México en la cual están solicitando un pedido de 100 mil tapa bocas por lo que si ha habido un incremento en las ordenes de compra”, expresó.

Aquí en la ciudad el riesgo de contagio es mínimo ya que los viajeros que regresan de China están siendo sometidos a revisiones medicas por parte del personal del Centro de control de Enfermedades en los diferentes aeropuertos del país, incluyendo los ubicados en el estado de Texas.

De acuerdo a los especialistas el nivel de clasificación es primordial para garantizar la seguridad de los usuarios que portan las máscaras, que oscilan entre los 30 a los 100 dólares el paquete en la localidad.

Las mascarillas autofiltrantes presentan distintos niveles de protección homologados con la normatividad y debe utilizarse según la labor de médicos o enfermeras como el personal sanitario que entra en contacto con pacientes infectados, con la precaución de emplear el
nivel más alto en caso de realizar intervenciones.

como en todos los casos se debe elegir la talla adecuada para que la mascarilla encaje a la perfección en el rostro del usuario; solo así se puede proporcionar una seguridad completa.

Lo ideal es comprobar el ajuste firme y hermético en cada uso con el fin de eliminar fugas y seguir las instrucciones de colocación para verificar el correcto sellado, en caso de tener dudas.

La OMS informó recientemente que “el mundo se enfrenta a una escasez crónica de equipos de protección personal”, como mascarillas y guantes, contra el coronavirus de Wuhan.

El pánico desatado por la aparición de la enfermedad respiratoria en China y su propagación a otros 24 países, ha hecho que la demanda sea 100 veces mayor de lo normal y los precios, 20 veces más altos por lo que se recomienda evitar compra de pánico del producto por parte de la sociedad civil.