Con el rito de la imposición de la ceniza este miércoles se dio el inicio al tiempo de la Cuaresma, una festividad que busca promover actos de penitencia y arrepentimiento entre los feligreses por los pecados cometidos.

Miles de fieles católicos asistieron a las diversas iglesias de la Diócesis de El Paso para recibir la imposición de la ceniza en la frente marcando así un tiempo de oración y de conversión entre sus miembros.

Algunos asistentes con síntomas de gripe acudieron con cubre bocas para evitar transmitir algún tipo de virus a los creyentes que se dieron cita a la ceremonia masiva.

Y es que luego de la alerta de una posible propagación del coronavirus muchas personas que acuden a lugares públicos utilizan este tipo de mascarillas con el fin de protegerse y proteger a los demás.

“Es una cuestión preventiva y no hay nada que temer”, expresó uno de los fieles. ‘Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás’, fue la frase proclamada por padres, diáconos y ministros a la hora de imponer la ceniza con el signo de la cruz en al frente, proveniente de las palmas bendecidas en la Misa de Ramos del año anterior, seguida por la frase ’Arrepiéntete y cree en el Evangelio’.

“Hoy empezamos nuestra preparación a la Pascua como cristianos que somos. Arrepentirnos de nuestros pecados y un nuevo comienzo, nueva vida en estos 40 días y con buenas actitudes”, dijo Flor Homs, una de las cientos de feligreses que acudir a la parroquia a la toma de ceniza.

De acuerdo a la tradición el Miércoles de Ceniza conmemora el momento en que Jesús partió al desierto durante 40 días.

De igual forma representa el ciclo de preparación en el que los cristianos celebran la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

“Las tres disciplinas cuaresmales principales que recomendamos son la opción, el ayuno y la limosna”, dijo el diácono Jesús Cárdenas a los fieles durante la ceremonia religiosa.

Sin embargo agregó que estas no son solo tareas que debemos hacer porque la iglesia las impulsa con fuerza; son, sobre todo, oportunidades para crecer en la fe y en el amor de Dios.

Manifestó que la Cuaresma es la preparación anual para la observancia de la Pascua, “llamándonos a reformar nuestras vidas y a abrir nuestros corazones a las bendiciones que Dios ha prometido otorgarnos”, dijo.

“Para mí la ceniza es un símbolo de conversión, una conversión con su doble vertiente inseparable: vertical hacia dios y horizontal hacia el prójimo” expresó Francisco Gómez, quien acudió con su esposa y dos hijos al templo.

De acuerdo con a Ley canónica de la Iglesia se requiere que todos los católicos sanos entre 18 y 59 años ayunen y se abstengan de comer carne el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, y de igual forma abstenerse de comer carne los demás viernes de Cuaresma.

Y es que el ayuno es una forma corporal de recordarnos que necesitamos a Dios sobre todas las cosas. El ayuno también es un sacrificio, un regalo a Dios de la intención de nuestro corazón de depender más completamente de Dios, se dijo.

Además, y según los obispos de los Estados Unidos significa participar en una sola comida completa y dos comidas mas pequeñas que no equivalen a una comida principal la abstinencia, se explicó, prohibe el uso de carne roja, blanca y sus derivados, pero no de huevos, productos lácteos o condimentos hechos de grasa animal.

La cuaresma inicia el Miércoles de Ceniza y termina el Jueves Santo en la noche cuando comienza el Triduo Pascual, que son los tres días más importantes de la liturgia cristiana, y que marcan el fin de la Cuaresma