Richard Castro, uno de los hombres de negocios más exitosos en la industria restaurantera de la comida rápida en la región fronteriza sabe que el tener una comunidad educada es sinónimo de progreso y calidad de vida.

Su visión empresarial aparejada a la filantropía ha demostrado ese don de amor a la humanidad poniendo en marcha una serie de programas sociales encaminados al impulso académico para que niños y jóvenes terminen su educación universitaria.

Y es que su filosofía de vida basada en que toda persona puede lograr lo que se proponga para alcanzar sus sueños con solo tener una buena actitud, visión y educación, el ex maestro de Eagle Pass School District, ubicada en su ciudad natal, Del Río, Texas, ha encauzado sus esfuerzos para que miles de jóvenes tengan acceso a los diversos programa de becas escolares.

Desde hace varias décadas Richard Castro es un empresario líder en la industria restaurantera al operar 25 franquicias de McDonald’s en el Oeste de Texas, y ofrecer más de un millar de personas de manera directa y otros cientos de manera indirecta.

Su ímpetu por contribuir al desarrollo de esta gran metrópoli a través de diversos estímulos académicos en favor de las nuevas generaciones creó a mediados de la década de los ochenta el Programa de Becas del Compromiso Hispanoamericano con Recursos Educativos -HACER- involucrando a propietarios y operadores de McDonald’s, Ronald McDonald House Charities y McDonald Corporation.

Su dedicación y liderazgo a la causa ha logrado otorgar cerca de 30 millones de dólares a la causa y beneficiado a miles de alumnos, significándole un orgullo personal al ser tomado su programa como modelo para el Programa Nacional de Becas, en la que pueden participar estudiantes de las diversas etnias. 

A lo largo de su trayectoria como empresario Castro ha recibido innumerables reconocimientos locales, regionales y nacionales como: el Premio de Apoyo Comunitario del Presidente de la Asociación de Cámaras de Comercio Mexicano Americano de Texas, el Hombre de Negocios Hispano del Año por la Cámara de Comercio Hispana de los Estados Unidos y honrado con el Premio 2005 de la revista Hispanic Magazine Entrepreneur.

Su liderazgo, filantropía y su don de gente lo han llevado a ocupar diversas posiciones de alto nivel dentro de la representación McDonald’s desarrollando programas encaminadas a reconocer a los hispanos destacados en sus comunidades en sus diversas áreas.

Organizaciones como Community en Acción, dedicada a la promoción del arte y la cultura; el Consejo para la Expansión Económica Regional y el Desarrollo Educativo (CREEED), comprometidos a mejorar las opciones universitarias y profesionales para estudiantes de secundaria han sido ejemplos de desarrollo humano.

Otra de las agrupaciones que dirige es Borderplex Alliance, dedicada al desarrollo económico y la prosperidad en la región metropolitana de Cd. Juárez, El Paso y la región sur de Nuevo México. 

Castro, graduado en Ciencias de Southwest Texas State University -hoy Texas State University-, y quien en sus inicios fue maestro, administrador municipal, agente inmobiliario y constructor es un hombre que en 1983 consolidó su primer proyecto profesional al adquirir su primera franquicia y abrir su restaurante McDonald’s, ubicado en el 7110 Gateway East, esquina con el bulevar Hawkins, en el este de la ciudad.

Aunque para él todos sus restaurantes instalados en El Paso son importantes y tienen una historia especial, uno de sus preferidos es precisamente este último, al cual acude todos los días a temprana hora para tomar café con sus amigos, atender algunas juntas y saludar a empleados y clientes.

Para él devolver un poco de lo mucho que le ha dado esta comunidad es una satisfacción que lo motiva día a día para continuar participando en el desarrollo comunitario y ofrecer oportunidades de vida a miles de jóvenes.