Para que los estudiantes cuenten con las herramientas de estudio tanto teóricas, tecnológicas y espirituales, las iglesias católicas de El Paso implementarán un nuevo sistema educativo actualizado e innovador.

Así se dio a conocer durante la conferencia anual encabezada por el obispo Mark J. Seitz, realizada en el gimnasio de Saint Patrick Cathedral School y en la que participaron maestros y administrativos de las diversas escuelas católicas pertenecientes a la Diócesis de El Paso.

“Es un proyecto muy ambicioso que busca mezclar la tradición de la esencia católica con la modernidad e innovación con tecnología y nuevas metodología pedagógicas”, afirmó Georgina López Guerra, especialista en consultoría en innovación educativa.

Explicó que se trata de un proyecto en la que se aprovecharán todas las virtudes de la identidad católica así como la propia identidad de la ciudad de El Paso en términos biculturales y de esa forma encaminar a la comunidad, estudiantes y maestros a un nuevo sistema de aprendizaje.

A partir de este nuevo ciclo escolar, 2019-2020, los estudiantes se integrarán al programa Transformación de la Educación Católica, ‘Encounter Learning’ (Encuentro de Aprendizaje), en el que participan un grupo de especialistas de la organización ArteEdu, que tiene sede en la Ciudad de México.

“Tenemos un gran proyecto para renovar nuestras escuelas y enseñar a los maestros y maestras nuevos métodos de enseñanza dirigidos a los alumnos que quieran recibir una educación católica aparejada con un alto nivel académico”, dijo el obispo Seitz.

Agregó que se está invitando a los interesados a prepararse en esta acción que necesita venir de una fundación fuerte de fe y oración y evitar que las personas se queden aisladas. “Esta fe debe prepararnos e ir al mundo para transformarlo en un mundo mejor”.

Añadió que hoy en día se requiere educar y ayudar a niños y adolescentes a vivir en un ambiente de fe, amor y seguridad para prepararlos a enfrentar las adversidades de una sociedad convulsionada por eventos violentos como el ocurrido recientemente en el supermercado Walmart.

“Ese es el papel de las escuelas católicas, porque nuestros niños no están preparados para enfrentarlas y debemos ayudarlos”, expresó luego de oficiar una misa en la Catedral de San Patricio.

Para maestras como Georgina y Lucy de la escuela St. Raphael los cambios traerán grandes beneficios no solo para los estudiantes sino para la comunidad en general.

“Tenemos que abrazar a los niños y recibirlos con amor y fe en Dios para que todos unidos, los protejamos y preparemos mejor para enfrentar los nuevos tiempos”.

Y es que para los organizadores la educación católica reconoce que las decisiones actuales tienen repercusión para la generación futura.

El sistema educativo debe actualizarse de acuerdo a los tiempos del siglo XXI para que los estudiantes de hoy y las nuevas generaciones cuenten con el conocimiento y herramientas tecnológicas para enfrentar los retos del futuro ha sido el mensaje del Papa Francisco a la comunidad católica.

Implementar un modelo educativo actualizado también tiene como objetivo que todas las instituciones trabajen bajo el mismo esquema.

“Nuestros esfuerzos en educación serán inadecuados e ineficaces a menos que nos esforcemos por promover una nueva forma de pensar sobre los seres humanos, la vida, la sociedad y nuestra relación con la naturaleza”, se dijo durante la reunión en la dirigida por el superintendente de las escuelas católicas Steve Sánchez.

“Lo que queremos es asegurarnos que los métodos de enseñanza que se imparten sean los mejores. El mundo está cambiado y tenemos que ver como compartimos ese conocimiento actualizado a nuestros alumnos”, expresó Sánchez.

Manifestó que este esquema educativo inicia hoy con el nuevo ciclo escolar y que incluye temas académicos y religiosos. “El esfuerzo más grande es que los alumnos crezcan espiritualmente”, añadió.

Explicó que dentro de la transformación los alumnos van a empezar a notar una mayor responsabilidad en sus estudios, cómo tomar el control y sobre todo que ya no dependiera de otras personas sino de ellos mismos.

“Sabemos que como todo cambio llevará tiempo de adaptación pero conforme se avance en el proceso se irán viendo los resultados”, dijo el superintendente responsable de las instituciones adscritas a la Diócesis de El Paso.

Actualmente existen 11 escuelas católicas (ocho primarias y tres preparatorias) pertenecientes a la Diócesis de El Paso. Entra ellas están Saint Patrick Cathedral School, Father Yermo, Loretto Academy, Most Holy Trinity, St. Joseph’s y St. Pius X.

La comunidad estudiantil está integrada por mil 700 alumnos y alrededor de 240 maestros, expuso el dirigente de las escuelas religiosas.

La idea de iniciar esta transformación educativa nace del apetito emprendedor del obispo en el sentido de que como comunidad como podemos ser más relevantes a las nuevas generaciones de católicos y para que sobreviva la educación católica en la región, dijo López Peña, quien realizó sus estudios de especialidad educativa en Europa y México.