El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) le solicitó al Pentágono que autorice a mil efectivos adicionales de la Guardia Nacional de Texas “para proporcionar apoyo suplementario de contención y control en los puertos de entrada” a Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) dentro del estado, dijo el lunes el Departamento de Defensa.

El Pentágono aún no ha aprobado la solicitud, que se realizó el miércoles, señaló un reporte de la cadena CNN.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha consentido en el uso de la Guardia Nacional para respaldar la protección de aduanas y fronteras, según el Departamento de Defensa.

Las instalaciones de detención “albergan a migrantes solteros adultos que han ingresado ilegalmente a los Estados Unidos, han sido procesados por CBP y están a la espera de ser transferidos a las instalaciones de detención de Inmigración y Aduanas (ICE)”, dijo Mitchell.

Las tropas estadounidenses en la frontera normalmente no interactúan con los migrantes.

La administración de Trump ha sido criticada por los legisladores por las condiciones en algunas de las instalaciones federales de detención de inmigrantes, como las de la Patrulla Fronteriza en Clint, al Este del Condado de El Paso, críticas que el presidente Donald Trump rechazó.

El potencial de mil efectivos adicionales de la Guardia Nacional representaría un aumento significativo en el número de efectivos estadounidenses que brindan apoyo a la frontera.

Actualmente hay mil 900 miembros de la Guardia Nacional que apoyan la seguridad fronteriza como parte de una operación llamada “Guardian Support”, que empezó al inicio de la administración de Trump.

Esto se suma a los 2 mil 300 efectivos del Ejército en servicio activo asignados a las misiones fronterizas.