Para promover el hábito de la lectura y la convivencia familiar el propietario de Jalisco Café en asociación con la Librería Santo Niño, llevaron a cabo este 4 de julio la quinta edición anual de entrega de libros y raspas gratis a familias del Segundo Barrio.

“Al leer un libro un niño puede cambiar su vida y queremos darles a todos los pequeños libros para que vayan perfilando su futuro, creo que en un libro pueden encontrar su futuro”, dijo Rick Meléndez, coordinador de difusión.

Y es que ante la necesidad educativa en el vecindario, considerado como uno de los más pobres de la ciudad, un grupo de líderes comunitarios consideraron hace 5 años que era momento de iniciar una acción encaminada a promover la lectura y facilitarles los libros con gran variedad de temas.

“Decidimos hacerlo este día porque es cuando los padres pueden traer a sus hijos. Es importante que ellos participen en la educación de sus hijos y darles las herramientas para que salgan adelante, expresó Chávez, mientras preparaba un par de raspas. 

En un horario de 10 am a 16 pm, más de un centenar de niños acompañados de sus padres desfilaron por la acera de la banqueta para seleccionar los libros de su elección para luego saborear una raspa en sabores de fresa, limón y coco, cortesía de Jalisco Café.

“Me da mucha alegría traer a mis hijos y ver como se interesan por leer un libro”, dijo Pilar Acosta, mientras sus hijos leían unos libros de ciencia ficción.

Ella al igual que otros padres de familia, también aprovecharon para hojear los libros de su interés y llevárselos a casa gratuitamente.

Alrededor de cinco mil libros fueron expuestos en la mesa por parte de la asociación civil sin fines de lucro ‘Books Santo Niño’, con sede aquí en El Paso quien aporta los libros necesarios para que los pequeños cuenten con lecturas atractivas.

Para el propietario del icónico restaurante Jalisco Café el que los libros estén escritos en inglés y en español contribuye a la educación bilingüe de los estudiantes que cursan los diversos grados académicos.

“Aquí vienen chicos y grandes a disfrutar y alimentar su mente a través de la lectura. Si puedo ayudar a un niño ya es ganancia”, expresó. 

Al evento se sumaron elementos del Departamento de Bomberos quienes convivieron con los pequeños y los estimularon a seguir la escuela y prepararse para el futuro. 

Las tres organizaciones encabezadas por Rich Dugan, Rick Meléndez y Héctor Daniel Chávez, coincidieron en la importancia de contribuir a este tipo de causas encaminadas a proveer educación a las nuevas generaciones y sobre todo a familias de escasos recursos.

Asimismo se anunció un nuevo proyecto para abrir una biblioteca, contigua al comedor para ofrecer libros todo el año. “Queremos regalar libros no solo una vez al año sino de manera permanente, todos los días”, dijo Rick Meléndez.

Agregó que paralelamente se contempla un área para almacenar botes de comida no perecedera y regalar a las familias pobres.

 “De esta manera estaremos alimentando no solo la mente sino el cuerpo”, expresó tras lanzar la invitación a la comunidad para que se sumen a este nuevo proyecto.

La pretensión de los organizadores es llevar este tipo de eventos a varios lugares tanto del sur de Texas como de Nuevo México por lo que analizan lanzar la invitación a empresarios locales para que se sumen a esta cruzada por la educación. 

Dentro de los temas de lectura se incluyeron libros de: historia, autobiografías, fantasía, aventuras, ciencia ficción, anatomía, geografía, frases y palabras, conociendo las carreras profesionales, entre otros.