La Policía Estatal de Nuevo México (NMSP) pondrá retenes durante agosto con el fin de detectar y arrestar a conductores ebrios.

Según informes, las autoridades se concentran en varios puntos del Condado de Nuevo México para implementar revisiones de alcoholímetro.

En los retenes también se buscará verificar que los conductores porten su licencia y que sus papeles de seguro de auto y registros de vehículo estén actualizados.

La realización de estos puntos de control tiene como finalidad el que se reduzca el número de fatalidades ocasionados por conducir bajo la influencia del alcohol.

La Policía del Estado quiere crear un cambio en la forma de pensar de los automovilistas ya que miles de vidas se podrían salvar si todos actuaran responsablemente y no condujeran en estado de ebriedad