El programa Basquetbol en El Barrio está de regreso para celebrar a partir de este viernes 25 años de ser establecido, con el fin de acerca el deporte, el arte y la cultura a la niñez de El Paso.

El campamento “gratuito” iniciará a las 3 de la tarde del viernes 14 de Junio, y se extenderá hasta el domingo 16.

Su serie de actividades están diseñadas para niños y niñas de 6 a 10 años de edad, quienes podrán registrarse a partir de las 8:30 de la mañana en el Armijo Center, ubicado en el 700 East &th Street, en la zona centro de la ciudad.

Los participantes pagarán de forma simbólica un dólar en su registro, pero a cambio recibirán libros, pelotas de basquetbol, playeras y refrigerios entre otras sorpresas, así como la atención dedicada de entrenadores voluntarios en el tradicional campamento.

“La filosofía que guía a Basquetbol en el Barrio es la de inspirar a los pequeños campistas a creer que en lugar de ser parte del barrio con el segundo ingreso per cápita más bajo del país, son en cambio de los más ricos en el sentido de la métrica que da el arte, la música y la cultura”, afirmó Steve Yellen, organizador del evento.

Yellen es reconocido en El Paso por sus comentarios de color en las transmisiones radiofónicas de los partidos de basquetbol de los Mineros de UTEP, pero su preocupación por los menores de las zonas menos privilegiadas de la ciudad le inspiraron a crear junto a Rus Bradburd el campamento que atiende a cada vez más niños.

“Gracias a Price’s Creameries, que ha sido patrocinador desde hace mucho tiempo de Basquetbol en El Barrio, es que el costo de inscripción es de un dólar, lo que permite abrir las puertas (del Gimnasio Armijo) a la juventud del Segundo Barrio en El Paso, Texas, a muy corta distancia de la frontera con México”, comentó Yellen.

“Los niños pagan 33 centavos por día en Basquetbol en El Barrio, lo que lo hace el campamento de verano más barato en America”, dijo por su parte Rus Bradburd, quien en 1992 tuvo la visión junto con Yellen de ofrecer “opciones” a la niñez de El Paso

“Trabajé muchos años en UTEP (la Universidad de Texas en El Paso) y entendí que a pesar de que El Paso es considerada una gran ciudad, su juventud no tiene porqué pagar mucho dinero por eventos formativos que les aporten algo positivo a su desarrollo”, sostuvo Bradburd, quien fue entrenador en UTEP por 14 años.