En el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Hipertensión Arterial, el Instituto Mexicano del Seguro Social advirtió a la población de los riesgos que existen para desarrollar esta enfermedad.

Explicó que el consumo excesivo de sal, embutidos, alimentos con altos contenidos de grasa, conservadores y la comida de poco valor nutricional, provocan que las arterias se endurezcan y si a estos hábitos se suma el tabaquismo, el consumo de alcohol, la vida sedentaria, el sobrepeso y la obesidad es fácil pronosticar que existe el riesgo de desarrollar hipertensión arterial a una menor edad.

Dijo que el aspecto emocional como la presencia de estrés excesivo o mal manejado y enfermedades como diabetes también son factores a considerar para la aparición de la alta presión, por lo que quienes tienen antecedentes familiares de estos padecimientos cuentan con predisposición a padecerla.

Mencionó que la hipertensión arterial es un padecimiento caracterizado por lecturas de cifras tensionales superiores a lo considerado como normal. Si existen tomas frecuentes de la presión arterial en reposo con datos elevados el individuo se considera hipertenso. Esto genera en el cuerpo distintas reacciones que van desde dolor de cabeza y fatiga, hasta hemorragias cerebrales.

Por esta razón, el IMSS exhorta a la población a modificar sus estilos de vida iniciando una alimentación sana con bajos contenidos de grasa, disminuir la cantidad de carnes rojas y sustituirlas por pollo o pescado, incrementar la ingesta de frutas y verduras así como disminuir el consumo de azúcar y harinas.

Igualmente recomienda iniciar una actividad física que se practique a diario como una simple caminata de 30 minutos, la cual aporta muy grandes beneficios a la salud en forma casi inmediata, beneficios que los fármacos por si solos no alcanzan a otorgar.

El Seguro Social otorga a sus derechohabientes las “Acciones Preventivas Integradas” en los Módulos PrevenIMSS, ubicados en todas las Unidades de Medicina Familiar, en los cuales se otorgan las verificaciones de salud y los diagnósticos más oportunos de ésta y otras patologías, que si se detectan a tiempo no causan daño y son reversibles o curables hasta en un 100 por ciento.