Cientos de personas pertenecientes a los 10 albergues que administra el Centro de Oportunidades para Personas sin Hogar compartieron la cena de Acción de Gracias este martes en los comedores del mesón, ubicado en 1208 de la avenida Myrtle.

En esta vigésima quinta ocasión que se ofrecen los alimentos se recibe igual a inquilinos de todos los albergues como a familias de la comunidad que por alguna razón no celebrarán en familia este día especial.

“Esta es la única cena y el día en que los huéspedes se reúnen para dar gracias por la bendición de tener tres comidas al día y un techo donde pasar la noche”, afirmó Araceli Lazcano, portavoz del Centro de Oportunidades.

Para atender a los invitados se cocinaron 38 pavos para preparar 350 platillos que además incluirán aderezo, judías verdes, puré de papas, batatas, panecillos frescos y pastel de calabaza.

Esto es lo que quiere el Señor y es parte del movimiento de lo que la gente debe hacer, unirse para enseñar el corazón de Dios, de cómo se activa, como se mueve al servir a nuestra gente necesitada”, externó Juan García, miembro del Ministerio León de Judá.

“Es importante que demos parte de nuestro tiempo con mucho amor”, manifestó otro de los voluntarios mientras servía un platillo a uno de los comensales que algún día llegaron de la calle.

De acuerdo a la institución este éste año se dieron cita alrededor de 200 voluntarios pertenecientes a las diferentes organizaciones civiles, comerciales y de gobierno quienes conocen con exactitud las actividades del centro y están prestos para servir cuando se requiere.

Contrario a lo que tradicionalmente se estila, en esta ocasión los invitados no tienen que hacer fila para recibir los alimentos y bebidas sino es el voluntariado quien se los lleva hasta sus mesas.“Ellos esperan sentados y nosotros les llevamos su comida a sus mesas por eso es una cena especial y gratificante”.

En el Día de Acción de Gracias el Centro de Oportunidades para Personas sin Hogar, funciona de manera normal ya que la mayoría de sus residentes aprovechan y participan en otras celebraciones que organizan otras instituciones comunitarias para servirles la tradicional comida como la que se ofrece en el Centro Cívico de Convenciones