Desde su inauguración el pasado 10 de agosto, la Sala de Arte Germán Valdés “Tin Tan” ha resultado un nuevo e importante atractivo en el ámbito cultural fronterizo, contando con una afluencia de público que desde su apertura formal y hasta la fecha rebasa los dos mil visitantes, con un promedio de casi 50 asistentes por día.

Es por ello que tras la conclusión de los eventos conmemorativos del aniversario 103 del nacimiento de Germán Valdés del pasado fin de semana, el Instituto Para la Cultura del Municipio de Juárez (IPACULT), pone el recinto a disposición de proyectos susceptibles de aplicarse a dicho espacio por parte de artistas, promotores y organismos culturales de la localidad.

La coordinadora de la Sala de Arte Germán Valdés “Tin Tan”, Karen Lucía Parra Balderas, dijo que se analizan las solicitudes para realizar presentaciones literarias,  exposiciones, conferencias y otro tipo de actividades que además de promover la cultura, cumplan con el objetivo de impulsar nuestra identidad y nuestras raíces.

“Ahorita estamos con los preparativos de dos proyectos que se pretende tener en breve funcionando en las instalaciones de la sala. Uno de ellos es un proyecto que se denomina ‘Kambalache’, a cargo de las promotoras Alba García, Aidee Cortez y Sofía Chávez, quienes ven en esto la oportunidad de unir esfuerzos y empatar actividades, impulsando  la sustentabilidad, la moda y el arte”, comentó.

Indicó que este proyecto, que se pretende tener ya definido para la semana entrante, se enfoca en el diseño y venta de una línea de ropa de segunda mano intervenida por las propias participantes, en pos de una identidad de sustentabilidad y de una gran influencia en lo que han denominado la “moda consciente”.

Parra Balderas explicó que la idea surge a raíz de que desde hace un año se trabaja en un “proyecto-marca” llamado “Girls, Girls”, que se basa en el encuentro de gente interesada en la moda, la sustentabilidad y el arte, por lo cual engloba muchas corrientes.

“El evento inicia con un ‘cambalache’ en el que las personas puedan intercambiar la ropa que ya no utilizan por la de alguien más en la misma proporción, es decir, que si alguien lleva cinco piezas, tiene derecho a cambiarla por cinco prendas de otras personas”, explicó.

Hecho lo anterior, los asistentes pueden utilizar su creatividad para modificar o alterar sus prendas del intercambio y darles un estilo único, con el uso de parches, decoraciones, botones, y todo lo que se pueda utilizar para ello, tras lo cual se instala un bazar para la venta de las prendas o accesorios creados por los participantes, en lo que son consideradas como piezas artesanales o con el enfoque “slow”.

Como parte del programa se contaría con un espacio para conferencias a través de las cuales los participantes podrán hablar sobre la realidad que se vive en la industria de la moda.

El segundo proyecto que se está considerando para próximas fechas es una propuesta que, de acuerdo a la directora Karen Parra, se enfoca en generar rentabilidad para el espacio mediante la implementación de una tienda de souvenirs, en la que se podrán encontrar libros relacionados con la vida y obra de Tin Tan y libros de la época, muchos referentes a Ciudad Juárez.

“También se negocia la posibilidad de tener a la venta todas las películas de Tin Tan y algunas otras de la época de oro. Nos queremos también enfocar en el trabajo de artesanía mexicana totalmente local, como camisas, tazas, fotos y postales enmarcadas inéditas de artistas locales, con una cantidad considerable de reproducciones, así como algunos artículos de interés para los pachucos, como lo zapatos, plumas, cadenas, sombreros, etc.”, concluyó.