El jugador de baloncesto profesional de la NBA Danny Green, de los Spurs de San Antonio, visitó este viernes a niños convalecientes de cáncer atendidos en El Paso Children’s Hospital

Infantes y adolescentes internados en el nosocomio compartieron por algunos momentos la presencia del jugador que por segundo año consecutivo visita las instalaciones del hospital infantil.

“Me siento muy contento y muy emocionado de estar con los niños en estos momentos y sobre todo darles ánimo. Significa mucho para ellos y para mí también y vengo a darles esperanza y apoyo”, expresó el basquetbolista, quien siempre mantuvo una sonrisa con los pacientes y sus familias.

Durante más de un par de horas el famoso deportista de la NBA, quien luce el número 14 en sus juegos, recorrió los cuartos, saludó y platicó con pacientes y familiares, además de tomarse fotografías.

Durante el recorrido por los pasillos del piso número nueve salió a su paso la pequeña Melody para saludarlo y cantarle una canción, lo que le causó una gran alegría y conmoción.

“Mi canción se llama ‘gracias por tu apoyo’. Aunque me siento un poco triste y contenta a la vez por la presencia del cáncer que va despacio, estoy feliz”, dijo la pequeña de siete años, quien cantó un par de estrofas luego de plasmar su autógrafo en la camiseta de otro de los jugadores con un marcador en color negro. “Esta camiseta la guardaré por siempre “,  dijo emocionado el integrante de los Spurs, quien caminaba a un lado de Green.

“En esta ocasión una niña me cantó hermoso y estoy seguro que será una gran estrella, que ya lo es, pero aún más grande”, manifestó el visiblemente emocionado.

Al igual que el jugador la abuela de la pequeña Melody, dijo estar muy orgullosa de su nieta, “es mi única nieta y ella es una inspiración para todos por la fortaleza que tiene para enfrenta el cáncer como le digo, ella es mi vida”, expresó Nancy Guillen, mientras mantenía el abrazo con su nieta.

“Para nuestros niños es un gran incentivo para sentirse mejor. Tenemos niños y jóvenes que están siendo diagnosticados con enfermedades devastadoras como el cáncer y el que venga él y les levante el ánimo significa mucho y les da mucha felicidad”, dijo Mónica Iñiguez, directora de Enfermería en el área pediátrica y oncología.

Otra de las niñas emocionadas fue Isabel, paciente de cáncer de hueso en su cadera izquierda, quien junto con sus hermanos y padres disfrutaron de la presencia y convivencia de la gran figura del baloncesto profesional.

“Estamos muy contentos de verlo y aunque él no tiene que venir aquí es algo muy bonito porque lo hace por su corazón y les trae ánimo a todos los niños. Me preguntó del estado de mi hija y realmente lo aprecio”, dijo Luis Ochoa, padre de Emily.

Danny Green, estará en la ciudad un par de días más para atender una clínica de basquetbol que ofrecerá a los jóvenes de la región en las instalaciones de la preparatoria Coronado High School hoy sábado y domingo, indicó Khristopher Campos, uno de los integrantes del equipo.

“Será un gran evento para todas las edades y niveles de habilidad para aprender y pasar tiempo de calidad con un jugador de baloncesto profesional”.

Cada campista recibirá una camisa exclusiva de campo de Danny Green, una foto con él y un autógrafo. Los campistas serán sometidos a una gran cantidad de ejercicios centrados en mejorar sus niveles de habilidad, como el manejo del balón, disparos, pases y defensa. La práctica impartida fue de cuatro horas este fin de semana.